jueves, 19 de mayo de 2011

Evaluación Postural

1.- Objetivos de la evaluación postural
La postura corporal es la relación de las posiciones de todas las articulaciones del cuerpo y su correlación entre las extremidades con respecto al tronco y viceversa. También es la posición del cuerpo con respecto al espacio que lo rodea y como se relaciona con ella. La postura está influenciada por muchos factores: culturales, profesionales, hereditarios, hábitos (pautas de comportamiento), modas, psicológicos, fuerzas, flexibilidad, etc.

Los distintos segmentos de nuestro cuerpo se ensamblan para formar un conjunto que idealmente debe ser armónico, equilibrado y estable, tanto mecánica como arquitectónicamente.

Mecánicamente la postural ideal se define como la que utiliza la mínima tensión y rigidez, y permite la máxima eficacia, permitiendo a la vez un gasto de energía mínimo. La buena postura se determina y mantiene mediante la coordinación de los diferentes músculos que mueven los miembros, la propiocepción o sensibilidad cinestésica y mediante el sentido del equilibrio.

El objetivo de la evaluación postural es detectar alteraciones en la conformación de los segmentos que influyen sobre la integra constitución corporal del sujeto y el consiguiente alineamiento anatómico mecánico.

Corresponde al análisis subjetivo del equilibrio estático del cuerpo. De esta manera se obtiene información sobre desequilibrios corporales que originan zonas de mayor presión y lesiones por sobreesfuerzo.
Este análisis se realiza en los planos frontal (anterior y posterior) y sagital.

Los puntos que se examinan en la evaluación postural son los siguientes:

·      Pies
·      Disposición de las rodillas
·      Disposición de la pelvis
·      Cintura escapular: altura de los hombros y escápulas
·      Tronco: curvaturas
·      Cabeza: desalineación
·      Cuello

Para hacer este análisis de deben cumplir algunas condiciones para un buen examen:

·      Ambiente acogedor, temperado y con privacidad
·      Separado damas de varones y ojalá el examinador sea del mismo sexo del examinado
·      Superficie lisa
·      Posición de pie rejalado y descalzo
·      Pared lisa
·      Torso despejado
                                                                                                                                                                           
2.- Propósito de la evaluación postural
La evaluación postural tiene como finalidad detectar precozmente alteraciones que conduzcan a la aparición de enfermedades en el sistema músculo esquelético.
Estas alteraciones pueden ser de varios tipos (fisiológicas, traumáticas, sobreesfuerzo, sobreuso, congénitas, infecciosas, etc.) Algunos factores que afectan la postura son:

      Limitación de la movilidad normal desde su nacimiento
      Posturas incorrectas durante la juventud
      Falta de trabajo o entrenamiento corporal
      Déficit general de movimiento
      Trabajo unilateral
      Cambios de postura a causa del embarazo y la lactancia
      Aumento de peso (sobre todo en la zona abdominal)
      Entrenamiento con errores de planificación y realización
      Estados de ánimos o razones psíquicas (melancolía, decaimiento, tensión, stress)
      Laxitud ligamentosa
      Tensión de estructuras músculo-tendinosas
      Tono muscular
      Angulo pélvico
      Posición y movilidad articular
      Pobre habito postural
      Procesos degenerativos
      Presencia de dolor
      Problemas respiratorios, auditivos o de visión
      Desbalance muscular
      Debilidad general

3.- Materiales o equipos para la evaluación postural
Los materiales o equipos utilizados en una evaluación postural son: regla, huincha de medir, cuadrícula, lienza con plomada, lápiz demográfico, goniómetro circular de 360 grados, planilla de evaluación (observación), radiografías, posturómetro SAM (spinal analysis machine), gammagrafía ósea (exploración del hueso).

4.- Ejercicios de evaluación postural: lateral, posterior y anterior
Dentro de la evaluación postural también existen exámenes y test que no incluyen instrumentos o equipos:
      Inspección: evaluar aumento de volumen, eritema o deformación de cada articulación
      Palpación: evalúa sensibilidad, calor, presencia de derrame articular y crépitos
      Movimientos: deben evaluarse los movimientos activos, pasivos y contra resistencia (movilidad articular)

Algunos test para verificar alteraciones son:

Test de Adams: evaluación de la escoliosis.
Consiste en la comparación de la simetría de ambos lados de la espalda. La persona se coloca de pie con piernas juntas, flexiona el tronco hasta colocar la espalda paralela al suelo, con los brazos y cabeza suspendidos. El observador se coloca de frente y mide si existe diferencia significativa entre un lado del cuerpo y el otro.

Test de Bending o de flexión lateral: valora el grado de reductibilidad de la desviación frontal del raquis.
Con el paciente en bipedestación le solicitamos que realice una flexión lateral del tronco hacia el lado de la convexidad de la curva y observamos la armonía de la misma y su grado de reductibilidad.

Test de Shöberg: valora la movilidad del raquis lumbar.
Se coloca al paciente en bipedestación, el examinador, con la ayuda de un rotulador dermográfico, marcará 5 centímetros por debajo de las EIPS (Espina iliaca postero superior) y 10 centímetros por encima de las mismas. Se solicita al paciente que realice una flexión anterior máxima del tronco y medimos la distancia existente entre los dos puntos de referencia marcados anteriormente. Se establece que el individuo tiene una buena movilidad del raquis lumbar cuando esta distancia, de 15 cm en la posición inicial de bipedestación, aumenta al realizar la flexión de tronco hasta 20-22 cm. Un valor inferior será indicativo de una disminución del raquis lumbar y un valor superior de hipermovilidad.

Horizontalidad pélvica
El examinador se sitúa delante del paciente y toma como puntos de referencia simétricos las espinas ilíacas anterosuperiores para valorar la existencia de un desnivel pélvico.

Test de elevación de la pierna recta (EPR)
Se coloca al paciente supino sobre una camilla y con la rodilla extendida y la cadera en posición neutra, el fisioterapeuta le flexiona lenta y pasivamente la cadera hasta que el individuo manifieste "tirantez" o dolor en la región posterior del muslo o hasta que aparezca la retroversión pélvica. El miembro inferior no explorado debe permanecer con la rodilla en extensión y en posición neutra. Se mide con un goniómetro el grado de flexión.    Los valores de referencia del test de elevación de la pierna recta que están establecidos como normalidad son mayor o igual a 75º.

Test del ángulo poplíteo.
La postura de exploración que debe adoptar el paciente es en supino sobre la camilla con la cadera y rodilla del miembro inferior que se está explorando flexionadas a 90º La pierna que no está siendo explorada permanece en extensión. El eje de giro del goniómetro lo colocamos en la cara lateral de la articulación de la rodilla, un brazo del goniómetro permanece alineado al fémur y el otro a la línea media de la pierna. Realizamos una extensión pasiva y progresiva de la pierna manteniendo la flexión de 90º de la cadera, hasta que el paciente nos manifieste el dolor en la región posterior del muslo o en el hueco poplíteo o hasta que se inicie la basculación pélvica. En ese momento procedemos a medir el ángulo que falta para la extensión completa de la rodilla.

5.- Generalidades de la columna vertebral
La región que llamamos espalda corresponde a la parte posterior del cuerpo que va desde el cuello hasta el comienzo de los glúteos. Esta zona llamada dorso, está formada por una serie de estructuras óseas y musculares muy importantes. La columna vertebral es un órgano complejo, que posee importantes  relaciones e interacciones prácticamente con todos los órganos y sistemas del organismo.

La parte superior se llama columna cervical, compuesta por 7 vertebras y corresponde a la altura del cuello.  Luego viene la región torácica (12 vertebras) y a continuación se encuentra la región lumbar (parte baja de la espalda), formada por 5 vertebras. Finalmente, se encuentra el hueso sacro (5 vertebras) y el coxis (4 vertebras). Todas estas pequeñas unidades le permiten a la columna una gran movilidad y elasticidad.

Asociados a las vértebras se encuentran una serie de estructuras ligamentosas, cartilaginosas, articulares y musculares que sirven para darle cohesión y funcionalidad. Algunas de ellas son:

 Discos intervertebrales: meniscos o cojinetes especializados y únicos en la columna vertebral, situados entre los cuerpos de las vértebras.

Ligamentos: unen los diversos componentes de la columna entre sí y también a la columna con las estructuras que la rodean.

Articulaciones: las múltiples articulaciones presentes en los diferentes niveles de la columna presentan cápsulas y ligamentos individuales y colectivos que ayudan a la funcionalidad y estabilidad de estas estructuras.

Músculos: una gran cantidad de músculos se insertan en distintas zonas de la columna en toda su longitud. Estos músculos se relacionan tanto a los movimientos propios de la columna como a la estabilidad dinámica, aspectos vitales en su funcionamiento

Sus funciones básicas de nuestra columna se relacionan con:

Soporte y protección del sistema nervioso central y periférico: esto se produce al estar la médula espinal (parte del sistema nervioso central) íntegramente incluida en el canal central que se conforma al asociarse las vértebras en su posición conjunta. Además de esto, los nervios raquídeos (parte del sistema nervioso periférico)  salen hacia sus órganos objetivo desde la columna en todos sus niveles.

Sostén estructural: la columna vertebral constituye el principal pilar para el sostén de la anatomía. La forma del cuerpo humano ha sido determinada a través de la evolución en gran medida por los cambios que progresivamente a experimentado la columna, llevándonos a la posición erguida y permitiéndonos un singular deambular en bipedestación (sostenidos en las 2 extremidades inferiores).

Estabilidad y funcionalidad biomecánica: la relación de la columna con las extremidades, con los músculos, ligamentos y otras  estructuras, permite la funcionalidad correcta de las extremidades superiores e inferiores, la cintura pélvica y escapular, el tronco, cuello y cabeza; es decir, de todas las estructuras con función dinámica del organismo.

Soporte y protección de órganos internos: las estructuras y órganos internos del cuello, tórax, abdomen  y pelvis necesitan del soporte y flexibilidad que brinda la columna vertebral, la que recorre prácticamente toda la extensión longitudinal de nuestro cuerpo.

Modelado de la forma corporal: gran parte de la forma propia y particular del cuerpo de cada uno de nosotros es producto de las características individuales que la columna vertebral tiene.



6.- Curvaturas normales o fisiológicas de la columna vertebral
La columna vertebral no es una estructura recta y rígida. Forma una serie de curvaturas que le permiten distribuir de una manera más homogénea la presión que ejerce el peso del cuerpo y los esfuerzos de cualquier magnitud.
Vista de lado, la columna tiene dos clases de curvaturas.
·       En la columna cervical y en la región lumbar hay dos curvas de concavidad posterior llamada lordosis.
·       En el tórax y en el sacro la curva tiene concavidad anterior y se le llama cifosis. (Estas curvas están colocadas de tal manera que el centro de gravedad queda en una posición equidistante que o permite que haya sobrecarga sobre ningún segmento de la columna.
Los puntos de máxima curvatura son:
·      Curvatura cervical: entre las vértebras C6 y C7
·      Curvatura dorsal: entre las vértebras D6 y D7
·      Curvatura lumbar: entre las vértebras L4 y L3
·      Curvatura sacra entre las vértebras S4 y S3

7.- Curvaturas anormales de la columna vertebral: Escoliosis, lordosis y cifosis
Las anormalidades en la inclinación y en la magnitud de las curvas de la columna vertebral son acompañadas por un desequilibrio en las fuerzas que soportan la columna y pueden causar deterioro, que se manifiesta finalmente como dolor. Vista por detrás, la columna es recta, siendo anormal la aparición de cualquier curvatura. Algunas anomalías de la columna vertebral son:
Escoliosis
La escoliosis es una deformidad lateral (ya sea izquierda o derecha, o ambas) vista de frente la columna vertebral, y puede ocurrir en los tres segmentos de la columna vertebral, siendo más frecuentes en la columna torácica y lumbar. La deformidad puede ir acompañar de deformidad rotacional de las vertebras.
Las personas con escoliosis por lo general no tienen dolor cuando se presenta en la adolescencia o vida adulta joven. En la adultez es más común el dolor si no se trata. También pueden presentarse adormecimiento, dolor, debilidad, pesantez y hormigueos los cuales limitan la actividad de la persona, así como dificultades para caminar.

Tipos de escoliosis:
Existen diferentes tipos de escoliosis que se clasifican según la causa.
Escoliosis Idiopática:
De causa no conocida. Es el diagnóstico más frecuente y es más habitual en las niñas mujeres produciendo una curva torácica hacia la derecha con una giba costal en el lado derecho. La columna parece completamente normal al nacer pero se deforma en los años de la adolescencia al producirse un crecimiento rápido por razones poco conocidas.
La podemos clasificar en dos grupos:
Precoz: que puede a su vez ser subdividida en:
·       Infantil: se inicia entre 0 y 3 años de edad.
·       Juvenil: entre 3 y 10 años de edad.
Tardía:
·       Del adolescente: se inicia después de los 10 años de edad.
Escoliosis Congénita:
La columna vertebral se va deformando desde que se inicia el desarrollo fetal, ya sea por un fallo en la formación simétrica de las vértebras o en la separación completa de las vértebras en unidades independientes. Cuando se combinan ambos tipos de fallos, se produce la deformidad más grave. Este tipo de escoliosis tiene tendencia a progresar desde el nacimiento.
Escoliosis Neuromuscular (“paralítica”):
La columna vertebral puede ser normal al nacer, pero un trastorno paralizante puede afectar los músculos estabilizadores de la columna vertebral, apareciendo la escoliosis. Estos trastornos paralizantes son las lesiones de la médula espinal, como la parálisis cerebral, la poliomielitis, la mielitis transversa y las distrofias musculares. La parálisis de la mielodisplacia (espina bífida) puede estar presente al nacer y la escoliosis puede ser mixta debido a la presencia y a las anomalías congénitas.
Otras:
Otras causas de escoliosis pueden ser la escoliosis secundaria por tumores vertebrales, los esguinces agudos, el prolapso discal, la espondilosis lumbar avanzada y muy infrecuente, la histeria.

Síntomas de la escoliosis:
·       Curvatura anormal de la columna hacia un lado (lateral).
·       Horizontalidad de ojos y pabellones auriculares alterados.
·       Asimetría del cuello.
·       Altura de los hombros, uno más alto que otro.
·       Asimetría del tronco.
·       Altura crestas ilíacas asimétricas.
·       Presencia de giba costal.
·       Asimetría del tronco.
·       Altura escápulas asimétrica.
·       Descompensación del tronco.
·       Línea de apófisis espinosas que forman curvas laterales.
·       Hombros y cadera no alineados.
·       Curva compensatoria.
·       Dolor de espalda o dolor en la parte baja de la espalda.
·       Fatiga.
·       Falta de aliento.
·       Debilidad muscular (disminución de la fuerza muscular, a pesar del ejercicio) en la espalda.

Tratamiento:
El tratamiento de la escoliosis está determinado por la extensión de la deformidad y de la fase de crecimiento (que tan cerca está el crecimiento de cesar). El tratamiento será más exitoso cuando más temprano se inicie. Estos pueden ser de dos tipos: Ortopédico o Quirúrgico.

Ortopédico:

Hay un importante número de casos en que sólo hay que controlar y no requieren nunca tratamiento ortopédico. En general, a estos pacientes se les pide hacer ejercicios kinésicos para mantener la columna flexible y mejorar la potencia muscular, abdominal y paravertebral, desrotar la columna y mejorar la función respiratoria.
El siguiente grado en el tratamiento es el uso de corsé. El objetivo del tratamiento con corsé es detener el progreso de la curva. Se puede lograr también corregir algo las curvas laterales y la giba costal, pero este no es el objetivo principal. La estabilidad de la columna se logra por la maduración ósea alcanzada en el corsé, unido al fortalecimiento muscular.

Quirúrgico:

Está destinado a aquellos pacientes que están fuera del alcance ortopédico. Es decir pacientes con curvas sobre 45º, rígidas, mayores de 14 años, Risser 4, o que las curvas hayan aumentado dentro del corsé. También requieren tratamiento quirúrgico para su corrección, aquellos pacientes que alcanzaron su maduración ósea y presentan curvas sobre 45º.
El objetivo del tratamiento quirúrgico es estabilizar la columna ya que, de lo contrario, las curvas seguirían progresando y haciéndose cada vez más rígidas. En este grado de la enfermedad se produce deformidad del tronco, lo que produce alteraciones estéticas graves y dejan a los órganos intratorácicos, como el pulmón y el corazón, en posición anormal, provocando alteraciones pulmonares restrictivas.
El tratamiento quirúrgico pretende básicamente disminuir la magnitud de las curvas y mejorar las deformaciones estéticas. Esto se logra a través de la fusión de la zona de la columna comprometida, luego de la corrección de las curvas con instrumental de distracción y desrotación de los cuerpos.
A la corrección de las curvas se agrega la artrodesis (cirugía para inmovilizar una articulación de tal manera que huesos crezcan juntos) con injertos obtenidos del propio paciente desde la cresta ilíaca posterosuperior.

Lordosis
Curva hacia adentro de la parte lumbar de la columna (localizada exactamente por encima de los glúteos). La amplitud de la curvatura raquídea a nivel lumbar está condicionada por el modo de equilibración general y particularmente por el modo de equilibración pélvico.


Causas de la lordosis:
·       Congénita
·       Postural
·       Posquirúrgica y traumática
·       Afecciones neuromusculares y neurológicas
·       Deficiente equilibración pélvica
·       Otras.

Síntomas:
La característica principal de este trastorno es la prominencia de las nalgas. Los síntomas variarán si la lordosis se presenta junto con otros defectos como por ejemplo, la distrofia muscular, la displasia del desarrollo de la cadera u otros trastornos neuromusculares.
Por lo general, la lordosis no está asociada con el dolor de espalda, el dolor de piernas ni cambios en los hábitos de evacuación intestinal y de la vejiga. Los síntomas de la lordosis pueden parecerse a los de otros trastornos o deformidades de la columna, o pueden presentarse como consecuencia de una lesión o de una infección.

Tratamiento:
El objetivo del tratamiento es detener la evolución de la curva y prevenir deformidades. El tratamiento de la lordosis dependerá de la causa del trastorno. Si la lordosis está relacionada con la mala postura, la indicación de ejercicios sencillos será suficiente para corregirla. Estos deben fortalecer los flexores del tronco y los extensores de la cadera, es decir los abdominales y los isquiotibiales.

Cifosis
Es una flexión exagerada de la columna hacia delante. La columna torácica presenta una flexión hacia delante normal de hasta 40º, por lo que en estos casos la cifosis es normal o fisiológica. Una columna vertebral normal observada desde atrás se ve derecha. Sin embargo, una columna vertebral afectada por cifosis presenta cierta curvatura hacia delante (más de 40º) en las vértebras de la parte superior de la espalda, semejante a una "joroba".La cifosis puede coexistir con escoliosis, lo que se denomina cifoescoliosis.(Fig. 1.4)
La cifosis es un tipo de deformidad de la columna vertebral y no debe confundirse con una mala postura y es más frecuente entre las mujeres que entre los hombres.


Causas de la cifosis:
La cifosis puede ser congénita (es decir, presentarse desde el nacimiento) o puede deberse a trastornos adquiridos, entre ellos:

·       Osteocondrosis juvenil (enfermedad de Scheuermann): Los platillos vertebrales de las vértebras torácicas de los adolescentes se lesionan, con lo que se produce un acuñamiento anterior de los cuerpos vertebrales y aparecen los hombros redondos. Los pacientes suelen quejarse de dolor lumbar debido a la lordosis lumbar compensadora. Las causas aún se desconocen y su frecuencia es mayor entre los hombres.
·       Infecciones: es la causa más habitual de la cifosis patológica en los países desarrollados, como destrucción tuberculosa de una o más vértebras torácicas adyacentes. La deformidad presenta una angulación pronunciada (giba) y produce compresión de la médula espinal y parálisis.
·       Lesión de la médula espinal: es una de las causas mas frecuentes de cifosis, dado que la lesión se debe en muchos casos al aplastamiento de uno o varios cuerpos vertebrales y se asocia con parálisis por lesión directa de la médula espinal a nivel del aplastamiento.
·       Osteogénesis imperfecta: trastorno que se caracteriza por la fractura de los huesos al aplicarles una fuerza mínima. La pérdida de contenido mineral del hueso debilita los cuerpos vertebrales hasta producir un colapso por acuñamiento, debido al esfuerzo fisiológico que supone las actividades cotidianas. El dolor que aparece en estas circunstancias es intenso y muy difícil de controlar.
·       Anomalías congénitas: Suelen localizarse en el plano sagital, pero también puede producir cifosis progresiva y grave, con posibilidad de parálisis si ni se pone remedio.
·       Enfermedades reumáticas: la enfermedad reumática de la columna vertebral, representada por la espondilitis anquilosante, puede producir cifosis con incapacidad de mirar hacia delante en los adultos jóvenes.
·       Cambios degenerativos: los cambios degenerativos por envejecimiento de los discos de la columna cervical y lumbar se asocian con frecuencia con cifosis relativa (pérdida de lordosis) en estas regiones, produciendo la pérdida de altura característica de la ancianidad.

Síntomas:
A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la cifosis. Sin embargo, cada niño puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir: 
·       diferencia en la altura de los hombros
·       la cabeza está inclinada hacia delante en relación con el resto del cuerpo
·       diferencia en la altura o la posición de la escápula
·       cuando el niño se inclina hacia delante, la altura de la parte superior de la espalda es más alta de lo normal
·       tensión de los músculos isquiotibiales (cara posterior del muslo)
Por lo general, la cifosis no se asocia con el dolor de espalda, el dolor de piernas ni cambios en los hábitos de evacuación intestinal y de la vejiga.

8.- Anteversión y retroversión pélvica
La cintura pélvica forma la base del tronco. Asimismo, constituye el sostén del abdomen y lleva a cabo la unión entre los miembros inferiores y el tronco. Se trata de un anillo osteoarticular cerrado compuesto por tres piezas óseas y tres articulaciones.
Anteversión Pélvica

En anteversión de la pelvis se presenta en una posición arqueada. Esta posición de la columna vertebral, natural  para el hombre, puede ser más o menos acentuada, dependiendo de cada individuo.

Las personas exageradamente arqueadas se arriesgan, con el tiempo, a sentir presión a nivel de los discos lumbares, teniendo como consecuencia la presión del nervio ciático o del nervio crural.

La anteversión pasiva acentúa la lordosis lumbar y se relaciona con la hipotonía (disminución del tono muscular) muscular en abdominales y glúteos. Dicha anteversión es muy frecuente y por ello debemos atender a la correcta tonificación y balance de dicha musculatura.


Retroversión Pélvica
En la retroversión, el pubis permanece avanzado y la pelvis va hacia delante. Se presenta como una inversión de la lordosis lumbar natural.Los glúteos se presentan planos.


9.- Genu varo, genu valgo, genu flexun y genu recurvatun. Como se evalúan
Todas estas anomalías se evalúan con exploración clínica, palpación, mediciones, observación de la marcha, evaluación rotacional y posición de los pies, se realizan pruebas de laboratorio, radiografías en bipedestación.

Genu Varo

Deformidad marcada por la angulación medial de la pierna en relación con el muslo, inclinación hacia el exterior de las piernas, dando la apariencia de un arco. El genu varo es una deformidad en la cual las rodillas se encuentran lejos una de la otra (separación entre las dos caras internas de las rodillas).

Esta anomalía puede tener causas fisiológicas y patológicos (traumatismo, infección, enfermedad de blount, síndrome de Falconi, tumoral, acondroplásico, metabólico)

Genu Valgo


Deformación marcada por la desviación de los ejes de los miembros inferiores en sentido contrario al del Genu varo, en donde las rodillas tienden a converger y las piernas se separan (rodillas encontradas o piernas en X).

Esta deformación puede tener causas fisiológicas (desde los 3 a 7 años, del adolescente) y patológicos (idiopático, traumatismo (secuela de fracturas), infección (osteomelitis), tumoral, metabólico (raquitismo), genético).

Tratamiento:
· Calzado ortopédico o plantares
· Realce interno del talón
· Epifisiodesis u osteotomía (corte de huesos) de fémur y/o tibia y peroné


Genu Flexum
Deformidad que conlleva a la imposibilidad de una extensión completa de la rodilla, lo que supone un importante factor de inestabilidad.
Sus causas son diversas: desequilibrio funcional músculo-ligamentoso, congénito, fracturas, asimetría de los miembros inferiores, inmovilización con yeso, actitud antiálgica (posición que adopta el enfermo para evitar el dolor), lesiones paralíticas.
Tratamiento:
El tratamiento kinesiológico se dirige a la realización de ejercicios de estiramientos de los isquiotibiales, de la musculatura posterior del muslo, con movimientos de extensión de la pierna, andar sobre los talones, flexiones del tronco hasta los miembros inferiores y rodillas bloqueadas, movimientos de hiperextensión de las piernas y tonificación del cuadriceps contrarresistencia.
En el caso de la rodilla flexionada grave, podrá ser indispensable la intervención quirúrgica que consistirá en capsulotomía posterior con posible adelantamiento del tendón de la rotula o los estiramientos del semitendinoso o del semimembranoso.

Genu Recurvatum

Síndrome de hiper extensión que se produce a nivel de la rodilla.
Esta deformación puede tener diferentes causas: fracturas (tibia, fémur), lesiones (cartílago de crecimiento a nivel de la tibia), injerto defectuoso, radioterapia, tracción trans-tibial, osteomielitis.
La evolución natural del recurvatum va hacia la distensión de los ligamentos posteriores, fragilizando  el control de la estabilidad rotatoria de los primeros grados de flexión.
Alguna de sus causas son: rótula más alta, tuberosidad tibial mas lateral con relación a la tróclea, excentración de la rótula, aumento del varo

10.- Pie equino, pie cavo, pie valgo y pie varo
El pie sirve de plano de sustentación y palanca de locomoción del cuerpo humano, y para ello es capaz de adaptarse a cualquier situación irregular del suelo, gracias a la flexibilidad de la bóveda plantar; pero precisamente esa flexibilidad de adaptación lo hace sensible a cambios permanentes, que pueden desembocar en inestabilidad del sustentáculo, e incluso puede afectar a la estática corporal, con lo cual también cambia la dinámica.

En el pie existen numerosos defectos posicionales tanto congénitos como adquiridos. Debido a la sobrecarga o hipercarga asimétrica de las correspondientes porciones osteoarticulares y ligamentarias, condicionada por dichos defectos, se pueden producir molestias (dolor, disconfort, disfunción) y desgastes prematuros de las articulaciones (cambios artrósicos).
Las anomalías de los pies se detectan mediante:
·      Radiografías a los pies y columna vertebral
·      Podoscopía
·      Pedigrafía
·      Fotopodograma
·      Baropodometría Computarizada
·      Electromiografía
·      Estudio de conducción nerviosa

Pie Equino
El talón está separado del suelo y el paciente anda sobre sus dedos, sobre el peso aplicado sobre las cabezas de los metatarsianos. La deformidad se localiza solamente en la articulación tibiotarsiana y el pie se dispone en extensión completa. Está aumentado el arco longitudinal, pero el antepie está ensanchado debido a que las cabezas de los metatarsianos se separan a consecuencia de la carga. Pueden afectarse ambos pies. En los casos congénitos, la deformidad es, a menudo, discreta. Es más acentuada en los casos paralíticos debido a la laxitud del pie, no solamente en la articulación tibiotarsiana, sino también en la mediotarsiana, con lo que el arco aumenta en altura.
Los ligamentos anteriores del tobillo, laterales y todos los del torso del pie se presentan distendidos y con acortamiento del ligamento calcaneoescafoideo, plantares largo y corto y la fascia plantar. A nivel muscular existe alargamiento del grupo tibial anterior y retracción de los músculos de la pantorrilla y del tendón de Aquiles, de los flexores largos de los dedos y del peroneo largo.
Tratamiento:
      Férula de aluminio o metal liviano
      Férula de Denis Browne
      Férula enyesada
      Tratamiento físico.
      Movimientos pasivos (forzados): El pie debe ser presionado en flexión dorsal.
      Movimientos activos. Debe realizarse la flexión dorsal del tobillo tan pronto como el niño sea capaz. Deben también practicarse ejercicios del pie.
      Tratamiento quirúrgico: Se seccionan el tendón de Aquiles y la fascia plantar.
Tratamiento físico (postoperatorio):
Pie Cavo
El arco plantar se presenta sumamente elevado, este arco va desde los dedos del pie hasta el talón. El apoyo de la planta del pie se va a realizar en menos zonas de las habituales. Con frecuencia se acompaña de una alteración del talón que se desplaza hacia dentro o en varo, produciendo un mayor desgaste de la parte de fuera del tacón del zapato.
Las enfermedades neuromusculares que provocan cambios en el tono muscular pueden llevar al desarrollo de pies cavos.
Los pies muy arqueados tienden a presentar dolor, debido a que se ejerce más tensión sobre la sección del pie que queda entre el tobillo y los dedos de los pies (metatarsos). Esta afección generalmente dificulta el calzado de zapatos apropiados y puede causar discapacidad significativa. Generalmente se requiere un soporte para el pie.





Algunos síntomas son:
·       Acortamiento del largo del pie
·       Dificultad para calzar zapatos adecuados.
·       Dolor en el pie asociado con el hecho de caminar, permanecer de pie y correr
Tratamiento:
El calzado corrector puede aliviar el dolor y mejorar los problemas con la marcha e incluye modificaciones ortopédicas a los zapatos, tales como la inserción de un arco adicional y una plantilla de soporte. La cirugía para aplanar el pie algunas veces es necesaria en casos graves.

Pie Valgo
Deformidad en la que el pie está desviado en supinación y apoya el borde externo. Lateraliza el tarso y hunde la bóveda plantar que toma contacto con el plano horizontal del suelo en el que se encuentra el calcáneo, pieza fundamental en la que se apoyan y de la que parten los distintos arcos abovedados que constituye la estructura del pie.
La corrección del pie valgo se obtiene elevando la bóveda plantar a su estado natural de bóveda en equilibrio y alineando el tarso con la extremidad inferior, devolviendo de esta manera al pie su función y estado de equilibrio.
Tratamiento:
·      Masoterapia.
·      Movilización pasiva.
·      Ejercicios     
Corrección de la marcha: pies alineados y tronco erguido.
Reeducación de la prensión: desarrollo de flexores, lumbricales e interóseos.
Caminar de puntillas: potenciar tríceps sural, peroneo lateral largo y flexor del 1er dedo.
Caminar sobre los talones: potenciar tibial anterior.
Subir y bajar rampa de talones: potenciar tibial anterior.
Marcha sobre borde externo del pie: potenciar tibial posterior.
Moldear objeto duro con la planta del pie.
Flexión y extensión de los dedos con apoyo del talón a una pequeña altura.
                               Flexión, extensión y abducción libre de los dedos.

Pie Varo
Deformidad en la que el pie está desviado en supinación y apoya el borde externo. Este trastorno suele obedecer a un giro hacia dentro de las caderas, conocido en los círculos médicos como anteversión femoral. Esto tampoco suele interferir con conductas motoras como andar, correr o practicar deporte y suele remitir por si solo cuando el niño alcanza la adolescencia y mejora el control y la coordinación musculares. 

Tratamiento:
Este dependerá de la gravedad de la deformidad. En la mayoría de los niños, el problema se corrige solo a medida que se desarrolla el uso normal de los pies y no se necesita ningún tratamiento.
Se pueden necesitar ejercicios de estiramiento, cuando el problema no desaparece con el uso normal del pie. Estos ejercicios se pueden llevar a cabo si el pie se puede mover fácilmente a una posición normal.
Rara vez, esta enfermedad causa una deformidad rígida que no se puede corregir con ejercicios de estiramiento, en cuyo caso, se puede requerir una férula de yeso o incluso cirugía.

CONCLUSIÓN
Como hemos podido ver en  este trabajo una buena postura de nuestra columna, de nuestras piernas y pies nos proporcionaran una vida más saludable, pero a veces por problemas congénitos, lesiones, fracturas, infecciones, enfermedades o malas posturas estas nos pueden llevar a tener problemas crónicos o esporádicos, invalidantes y dolorosos que pueden afectar  de forma importante nuestra vida diaria.
Es por esto que siempre es importante estar atentos a cualquier dolor, deformidad, anomalía de esta área de y el resto de nuestro cuerpo.
BIBLIOGRAFÍA
http://www.escuela.med.puc.cl/publ/OrtopediaTraumatologia/Trau_Secc02/Trau_Sec02_08.html
http://www.redmetodopilates.com.ar/cintura_pelvica.html
http://www.arcesw.com/dpmi.htm
http://www.bersant.cl/bibliotecas/patologias/hiperlordosis.html
http://www.slideshare.net/cartenes14/postura-y-evaluacin
http://www.slideshare.net/efistemologia/evaluacion-postural
http://www.ulagosvirtual.cl/courses/MMH06/document/escoliosis.pdf?cidReq=MMH06
http://www.columna.cl/index_archivos/Page346.htm
Medicina de familia: Principios y práctica. Roberto B. Taylor.
http://www.scielo.cl
http://www.efisioterapia.net
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/medlineplus.html
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada